lunes, 22 de febrero de 2010

El 22.2.10 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
Lo primero que debe de hacer una compañía antes de afrontar un proceso de reestructuración de su deuda es elaborar un Plan Estratégico que siente las bases del nuevo modelo de negocio que debe impulsar la empresa, así como sus ajustes en organización, financiación, estructura, etc... que necesariamente deben ser ejecutados. El Plan Estratégico debe abordar cambios profundos y operativos y centrarse en lo que mejor sabe hacer la empresa y buscar en qué realmente se diferencia de la competencia.

Las condiciones financieras en una situación de crisis como la actual, es una elemento indispensable en el amplio abanico de acciones que deben llevarse a cabo. Es por ello, que antes de afrontar un proceso de reestructuración de la deuda, la empresa debe analizar las necesidades se tesorería en los próximos meses y en el período de uno a tres años, el vencimiento de las líneas de crédito o préstamo, la gestión de cobros, así como la rotación de las existencias. Hay que tener en cuenta que en los procesos de refinanciaciones actuales, el peso de las obligaciones de crédito que no han podido ser canceladas va a tener un factor muy importante y su amortización un esfuerzo por parte de la empresa bastante importante.

Hay que analizar el modelo de negocio muy profundamente para conocer como está la empresa y establecer un plan de acción que permita identificar la liquidez que pueda generar la caja en el menor tiempo posible y los compromisos de pago de la deuda.

La reestructuración de la deuda significa un cambio importante en la financiación de las empresas en la cual se retrasa los vencimientos de la deuda novada, incorporando financiación adicional o facilitando instrumentos financieros indispensables para el devenir del negocio.

0 comentarios:

Publicar un comentario