viernes, 28 de mayo de 2010

El 28.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
La filosofía del miedo es una corriente de opinión o sentimiento que nos quieren implantar algunos gestores del poder tanto mediático como político, que rehazo de plano por responsabilidad y por lógica, a su intento malicioso de manipulación.

Incluso algunos intelectuales de libros de bolsillo, referentes de ciertos lobbys de interés económico, auguran la necesidad imperiosa de abordar los nuevos paradigmas de la filosofía del miedo y no de la razón pura.

Toda nuestra catastrófica situación actual se podría haber evitado muy fácilmente, pero con espíritu de responsabilidad, sacrificio, reflexión, y pensando en los intereses de la ciudadanía (de toda, no de unos pocos), que, no olvidemos, elegimos democráticamente, a quienes nos gobiernan, aunque ellos crean que están investidos de un poder innato.

Lo que para cualquier mortal es un error, para otros es una rectificación nada más y nada menos de un Real Decreto que se supone ha sido redactado, analizado y asesorado por más de una cincuentena de personas, que, por cierto pagamos nosotros. Y nos quieren hacer ver que es...normal. Los ciudadanos pagamos con creces nuestros errores. Quién paga una error tan descomunal como ese? Nadie. La filosofía del miedo.

La filosofía del miedo, origina pánicoy bloqueo. Pánico de que ahora todo se deba justificar en aras de la situación tan calamitosa en que nos encontramos. Los mismos políticos, gestores, gobernantes, asesores, analistas,... que generaban y ocultaban la crisis y que, no olvidemos jamás, han provocado esta situación de patio de colegio, son, increiblemente cierto, los mismos que han tomado, vía urgencia catastrófica, las medidas correctoras como bajada de retribuciones a los funcionarios y congelación de pensiones.

La filosofía del miedo ya se expande por doquier. La inseguridad e ineptitud de nuestros políticos y gobernantes es paradigma de los dogmas dicha corriente. Todo es justificable. Pero me niego a aceptarlo.

Ahora la filosofía del miedo nos exige responsabilidad, comprensión y sacrificio. Y nosotros a qué mostrador, institución u organismo nos debemos dirigir para exigir de una manera implacable responsabilidades a quienes nos han llevado y colaborado en dirigirnos a esta situación?

A las elecciones?. No se preocupen. Ya se encargarán los redactores de los dogmas de la filosofía del miedo en hacernos ver que esto era justo y necesario. Pero me niego. Conmigo, no.

martes, 25 de mayo de 2010

El 25.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
En la actualidad, imperan las personas que están bloqueadas por el pesimismo y que desconfían de manera especial de gobernantes e instituciones. Sin embargo, somos muchos, los que pensamos que debemos aprovechar las oportunidades que nos da esta crisis para reforzarnos. Estamos viendo la actual situación como una oportunidad única para corregir de una vez por todas debilidades y reforzar nuestras empresas, a pesar de que muchos analistas pudieran considerar que esta crisis pueda durar muchísimo tiempo.

Desde mi época de adolescente, en plena transición democrática, los españoles estamos acostumbrados a legislar a base de Decretos-leyes urgentes, una vez acontecido un suceso tanto a nivel social, humano o económico que lo ha hecho irremediable. Tengo en mi recuerdo cantidad de acontecimientos que lo confirman. Ha tenido que ocurrir una verdadera catástrofe para que el resorte de la conciencia encienda el mecanismo de la corrección y entonces nos tengamos que poner a trabajar a marchas forzadas, para impedir que el suceso que derivó en catástrofe volviera a producirse, en vez de, y como en los paises desarrollados, anticipar y evitar que ese suceso se produjera. Recuerdo una verdadera tragedia en un camping en Castellón hace muchos años con decenas de muertos, para, que de aquella manera, y con las imágenes dantescas encima de la mesa, empezar a legislar los transportes de mercancías peligrosas en carretera,

Así somos los españoles. No innovamos. No anticipamos. Negamos la evidencia y dejar todo a la improvisación. Y sólo cuando ocurre la tragedia, es, entonces cuando nos ponemos a trabajar. Y así ha ocurrido con la situación actual de coyuntura económica. Ya está aquí la catástrofe. Ahora las medidas correctoras. Ahora la chapuza. Ahora la urgencia y la simbiosis de lo malo a lo necesario. Así somos los españoles.

Nuestros gobernantes no tienen en cuenta el interés de sus representados. Se creen ellos mismos que el poder que representan es un poder especial innato y no se dan cuenta de la evidencia. Piensan en la mejor estrategia de perpetuarse en el poder y no en satisfacer las necesidades de sus representados.

Muchos analistas, en la vorágine del ladrillo, y cuando aspirábamos a entrar en el club selecto de los países más ricos del mundo, advirtieron de que si no se anticipaban algunas medidas previsoras, corríamos el riesgo de que pasara lo que ha pasado. Y me acuerdo de muchos de ellos, como Guillermo de la Dehesa, que se hartó de advertirlo haciendo hincapié en el necesario cambio de nuestro modelo productivo. Innovación, Investigación, Desarrollo, Educación...

No me canso de decirle a mis clientes que aprovechen esta oportunidad para reforzarse y en cambiar la mentalidad de cómo debe ser una empresa, reforzando sus estructuras. Anticipación e Innovación, por supuesto.

lunes, 24 de mayo de 2010

El 24.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
Los consultores estamos constantando cada día la alta demanda por parte de las empresas, de nuestros servicios de consultoría, con el fin de aprovechar la crisis como una oportunidad para reforzar todas las estructuras de su organización y, de igual forma, con el objetivo de crecer tanto a nivel nacional como internacional.

Los servicios mas demandados son los que cuyo valor se apoya en la innovación y los que se centran en la mejora de la productividad y la eficiencia y, en prácticamente, todos los sectores. Y nuestra aportación de valor debe ser la de aportar beneficios tangibles a nuestros clientes, satisfacciendo sus necesidades.

Solvem Consultoría Estratégica, apuesta por la innovación, no sólo en su oferta sino también en su organización empresarial. Nuestra estrategia empresarial está orientada hacia la innovación, debiéndonos de tener como referencia el adelantarnos al negocio de las empresas, inventando servicios que los clientes aún no imaginan.

lunes, 17 de mayo de 2010

El 17.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
La iniciativa emprendora como ventaja competitiva es, en los momentos actuales, más importante que nunca. No tiene sentido alguno plantearse si debemos seguir emprendiendo en este contexto tan difícil y tan lleno de incertidumbre. En la organización, en la empresa, es imprescindible promover la gestión emprendedora, aprovechando la crisis actual como una oportunidad, adaptando los medios y los recursos para explotarla.

Pero debemos gestionar la iniciativa emprendedora de una forma en donde es fundamental tener y compartir una visión y una estrategia empresarial a largo plazo, realista e ilusionante y en donde seamos capaces de reestructurar negocios no rentables y explorar nuevos mercados estratégicos con un enfoque oportunista para la búsqueda de nuevos negocios. Las empresas más emprendedoras sea adaptan muy velozmente a su entorno, en tamaño y en la cualificación de su equipo de trabajo, con el fin de orientarse a las oportunidades internas o externas, asumiendo como un reto clave la sostenibilidad del negocio en una meta para todos los empleados.

Para ello, debemos cuantificar y analizar si nuestro modelo financiero se puede adaptar a la nueva realidad económica para garantizar la viabilidad a medio y largo plazo. Para ello, habrá que corregir las deficiencias en la búsqueda, selección y análisis de fuentes de financiación alternativas a las actuales y en la elaboración de planes de negocio a medio plazo.

jueves, 13 de mayo de 2010

El 13.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
No descubro nada, ni debe sorprender a nadie, si digo que vivimos en un entorno maquiavélico y lleno de intereses oscuros, donde gente que te rodea y dice llamarse amigo/a tuyo prioriza la ambivalencia a la sintonía de la relación. Estamos acostumbrados a encontrarnos con personas así, y además, aceptar su forma de ser o personalidad (bueno lo de personalidad es una quimera) como el que compra la prensa. Uno aprende a convivir de manera absurda con tal situación.

Esta tipo de gente huye de los problemas, de tus problemas en definitiva, cuando se supone que son los que deberían estar en el sitio idóneo para arroparte, aunque sea moralmente. No pierdo un segundo en explicar el escenario si el problema que tienes es económico. Es la misma gente por la que has perdido un precioso tiempo de tu vida en empujarle en cualquiera de los ámbitos en que puedes hacerlo, cuando lo han necesitado. Es así de triste. Pero, reitero, hemos aprendido a convivir con este tipo de situaciones y se supone que a aceptarlas.

Y la ambivalencia? Y ese tipo de gente que dice ser amigo/a incondicional, compañero/a, y que juega a mantener el tipo, a jugar en paralelo y a evitar en definitiva posicionarse en algún asunto importante cuando hay posturas enfrentadas y de la que uno no es causante?. El típico personaje del quedar bien. El problema es que ese tipo de estrategia funciona durante un breve y misero período de tiempo. Este es el significado de lo vacío. Y el personaje que lo provoca cree, en definitiva y nada más lejos de la realidad, que es un genio de las relaciones públicas.

El valor de la amistad lo mantienen tus auténticos amigos/as. Son los que siempre están. Son los que siempre están ahí, aunque nos los veas. Aunque aparezacan después de veintiocho años en el mundo etéreo. Están. Es lo que importa. Es la grandeza.

Y por este tipo de personas son las uno que merece luchar y vivir. Están ahí siempre. Y no siempre son con los que tomas una birra o compartes mesa y mantel. No hace falta. Ya están para este tipo de situaciones los que siempre te sonríen...pero luego te ignoran en los momentos de real posicionamiento. Y si por desgracia, pierdes poder adquisitivo, ya ni te cuento. No pasa nada, ya saben que les vas a sonreir y compartir mesa y mantel, las veces que haga falta. Y además, si les ayudas cuando te lo piden, mejor que mejor. Es la indignad tolerada.

Pero están los otros. Que siempre están. Y por eso merece la pena, todo. Todo.

martes, 4 de mayo de 2010

El 4.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
Los sistemas de inteligencia de negocio se han situado en los últimos tiempos como sistemas de gestión, generalizados y de uso masivo en las empresas u organizaciones, orientados a la gestión y en la ayuda en la búsqueda de soluciones en las tareas inherentes al proceso de toma de decisiones.

Lo que se busca a la hora de implantar una herramienta de Business Inteligence en la organización es la incorparación de elementos que nos faciliten la toma de decisiones en toda la compañía y en la gestión, por lo que precisamos que este sistema unifique la información utilizada y la forma de aprovecharla. Es decir, la puesta en marcha de un auténtico sistema de gestión de la información.

Se dotan de herramientas a las personas que deben tomar decisiones, con el fin de que les ayuden a mejorar el proceso de gestión de la información.

Su proyecto de implantación requiere una serie de etapas: establecer el por qué y para qué queremos implantarlo, con sus objetivos, elementos a controlar y consiguientes acciones a desarrollar; asignando y planificando responsabilidades; que sea comunicada a la organización los objetivos de esta implantación; seleccionando las herramientas y soluciones más adecuadas para cada usuario; la planificación y ejecución de la formación de este sistema; y con una filosofía de supervisión y acción continúa con el objetivo de llevar a buen puerto el nuevo sistema y verificando, siempre, el cumplimiento de los objetivos inicialmente establecidos.
El 4.5.10 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
En el desarrollo de la fase de implantación de un plan estratégico en la empresa familiar, que incluye la ejecución del mismo, se incorporan las diversas elecciones organizativas que extienden la estrategia elegida. Y es en esta fase, donde surgen las influencias del entorno familiar en materia de cultura, conflictos intergeneracionales, la discusión sobre la inclusión de directivos profesionales en los ámbitos de gestión, la incorporación de miembros de la familia en la organización, etc..., y es lógico q la ejecución del plan estratégico pueda verse afectado por estas consideraciones.

Es imprescindible que el plano familiar defina hasta qué nivel se quiere implicar en la empresa, hasta el punto de que si en la formulación de la estrategia se mantienen las creencias y valores de la familia, ésta mantendrá un nivel muy elevado de compromiso y esfuerzo a lo largo de la implantación y ejecución de la planificación estratégica.

Pero son los conflictos entre las generaciones familiares las que impulsarán en un sentido u otro los resultados de la estrategia. En la mayoría de ocasiones es el cambio generacional la fuerza impulsora del cambio estratégico, ya que la presencia de los hijos de los fundadores, es lo que lo valida y con el único objeto de aprovechar las oportunidades que la ocasión le brinda para demostrar su valor.