jueves, 1 de diciembre de 2011

El 1.12.11 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
Continúa flotando en el ambiente, a las profundidades más inoperantes que la condición humana en determinados momentos tiende a dejarse llevar, una especie de situación retrograda que desespera al más aspado, que, en realidad desconozco si es producto de esta aurea de incertidumbre que se ha depositado en nuestras almas . Es la absurdez llevada a cimas inalcanzables.

Si en algo nos distinguimos la raza humana de los innumerables seres vivos que habitan en este planeta, es nuestra capacidad sublime de evolución, inteligencia, iniciativa, creatividad y raciocinio, aunque en determinadas ocasiones no lo parezca.

En determinados escenarios cierta condición humana se comporta de una manera inexplicable atormentando, precisamente, dichas características que se supone poseemos de forma natural y que desarrollamos a lo largo de nuestra vida. Y una de ellas es la evolución de nuestra forma de pensar, de nuestra forma de actuar, de escoger aquellas circunstancias que nos son más favorables y óptimas y que se vayan adaptando a nuestra forma de proceder a medida que uno se va enfrentando a la actividad diaria y una coyuntura histórica que sólo cada uno conoce de primera mano.

La absurda y desconcertante campaña que está sufriendo Enrique Martín en estos últimos días, no es más que una aplicación indigna del más puro ancestral comportamiento de ciertos grupos de personas que, en su entera libertad de acción y pensamiento, no hacen sino retomar la bandera del más puro radicalismo encerrando al mismo concepto de raíz de lo que significa evolución y razón, en la más oscura de las latitudes coercitivas, que no es más que el fondo de la cuestión: coartar la libertad.

Primar y aupar por intereses creados la forma y libertad de pensamiento de hace una década en unas circunstancias históricas que cada uno conoce en su fuero interno, sobre la misma evolución de las cosas, y sobre todo por los hechos notorios y palpables de una persona que ha realizado y está realizando una gestión soberbia, en los organismos e instituciones que representa, dándoles un impulso e iniciativa de primerísima magnitud no es más que una insolencia indigna de los que lo priorizan.

Decía Santiago Carrillo hace muchísimos años, en los albores de la Transición, que todos en nuestra juventud hemos tenido pensamientos revolucionarios con la esperanza de cambiar el sentido de las cosas, y no puedo estar más de acuerdo en ello. Y sin embargo, todos hemos evolucionado y asentado nuestro pensamiento a la evolución misma del mundo en que habitamos, defendiendo desde la esfera del respeto y la cordialidad lo que creemos, y desde posiciones muy antagónicas.

Se podrá o no estar de acuerdo con Enrique Martín en algunas cosas, pero siempre desde nuestra propia libertad y de ese respeto. Lo que no me cabe ninguna duda que este ilicitano de gran capacidad intelectual, de expresión docta, creativo e impulsor de multitud de iniciativas de mejora, se merece la oportunidad solemne de dejarle hacer una tarea de impulso al empresariado alicantino que tanta falta hace, en una época donde Valencia sigue marcando preocupantemente los pasos a través de sus grupos de presión y en una época en que uno de nuestros buques enseña como la CAM ha naufragado de forma frustrante dejando al tejido social y empresarial de la provincia en una desnudez alarmante, entre otros hechos también relevantes. Seguro que mucha gente que se ha sumado al carro de la crítica no ha puesto tanto énfasis en denunciar estos acontecimientos. Seguro.

Enrique Martín puede ser esa persona que, desde su perspectiva e iniciativa, aglutine y organice los intereses de la provincia de Alicante mediante una mejora consustancial en los ámbitos empresariales, profesionales y sociales. Una persona que es capaz de darle un nuevo concepto al alicantinismo moderno, en donde fluyan de nuevo las actividades emprendedoras que tanto hacen falta y que han hecho de la provincia de Alicante el espacio más grande y diverso de impulso emprendedor de toda España, y que en este momento pasa por una situación de puro desconcierto. Alicantinismo no es Alicante; es la potenciación de una actividad creatividad e innovadora de cualquier rincón de nuestra geografía, y la defensa de una forma de hacer y de un valor diferencial enorme.

Dejemos ya los conceptos cavernícolas. Las personas no somos entes estáticos ni en su forma de proceder ni de pensamiento; somos entes dinámicos que evolucionan día a día.

domingo, 13 de noviembre de 2011

El 13.11.11 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
(Contenido de la Jornada que impartí el pasado día 26 de Octubre en el marco del Día de La Persona Emprendedora de Alicante)

>TÍTULO DE LA JORNADA:
“Reinventar la empresa: segundas oportunidades pueden ser muy buenas”

Descripción: Las empresas en situaciones económicas como las actuales, deben hacer una reflexión global y plantear la conveniencia de rediseñar su estructura, su objetivo, su negocio, su filosofía en empresa y estrategia comercial. Son muchos los modelos de empresas que han sido reinventadas para convertirse en modelos de negocio diferentes que están teniendo éxito en esta misión.

1.- Estrategia, Modelo de Negocio e Innovación Empresarial.

A lo largo este pequeña charla, intentaré, de la mejor manera posible, esbozar, de una manera simple y práctica, las líneas y conceptos principales de un tema como éste, que de una manera imprescindible asoma con más vigor que nunca, a causa de nuestra situación de coyuntura económica y social.

Es el momento inequívoco de la estrategia, de reinventar el modelo de negocio y de redirigirlo hacia elementos clave como:
-la especialización de la demanda,
-estrategias relacionales,
-posicionamiento por personalidad con valores diferenciales,
-innovación,
-diseño,
-simplificación de procesos y mejoras productivas, optimización de la red de ventas,
-apertura de nuevos canales de comercialización y búsquedas de nuevas oportunidades de mercado.
Son reglas de juego para todos; tanto para
-emprendedores,
-proyectos innovadores,
-segundas oportunidades
-empresas en proceso de cambio e incluso,
-inversores,
que deben tener muy en cuenta a la hora de transformar nuestro modelo económico desde la raíz misma de la iniciativa empresarial.

La Estrategia y su Planificación, la innovación y la reinvención del modelo de negocio reorientándolo hacia las necesidades reales del mercado son las claves para evolucionar y tomar posiciones en este nuevo escenario.

Las últimas noticias que siguen perturbando nuestro bienestar, parece ser que no dan mucho pie a la esperanza, pero por eso mismo desde un empuje innovador y sirviendo esta crisis como vía de cambio, debemos aprovecharla como oportunidad única para lograr un crecimiento y estabilidad sostenible en el tiempo.

La lección que debemos, todos aprender de esta crisis, es no volver a cometer los mismos errores de antaño, en todos los ámbitos. No gestionar las cosas con procedimientos obsoletos y faltos de rigor.

Rediseñar los modelos de negocio, redefinir las propuestas de valor de una sociedad claramente marcada por los cambios profundaos que están convergiendo ahora y que nos están obligando a adaptarnos a velocidad de vértigo y a las empresas a desarrollar estrategias y estructuras.

Inversores, emprendedores, empresarios, autónomos, instituciones, organismos…todos debemos saber que sin el empuje de todos será una quimera recuperar nuestro bienestar. Y que hay oportunidades, grandiosas e innumerables ahí afuera. Sin duda.

Seguimos inmersos en un momento de crisis que afecta a la forma de gestionar de un todo empresarial.

Desde hace casi cuatro años, hay, lamentablemente un predominio claro del pesimismo y se desconfía, de gobernantes e instituciones.

Nos tiene atenazados la peor amenaza, que no es sino la incertidumbre y la perspectiva del futuro. Es un momento muy crítico. Somos conscientes de ello.

Es un contexto de cambios muy complejos, importantes e intensos que generan esa sensación de incertidumbre, además de inestabilidad e inseguridad en todas las organizaciones.

Y es en este contexto, precisamente, donde debemos y podemos aprovechar que esta situación desemboque, inequívocamente e irremediablemente en un cambio del actual modelo productivo y que se apoye en la innovación, las nuevas tecnologías, la calidad, la internacionalización de las empresas y el fomento de la educación.

El impulso de la innovación y la competitividad pasan por mejorar el sistema educativo;
-que los empresarios asuman los riesgos de la innovación;
-atraer el talento y la apuesta por el conocimiento;
-conseguir que la universidad y la investigación privada se integren en la solución de los problemas del entorno;
-hacer muy conscientes a las empresas de que su sostenibilidad depende de su capacidad de crear valor;
-preparar a las pymes para la internacionalización.

Sin embargo a la hora de innovar, la complejidad misma de los procesos y la inercia en las empresas y en los procesos de nuevos modelos de negocio, siguen siendo tan grandes que a veces los mismos procesos cobran vida propia y se perpetúan porque nadie cuestiona si continúan sirviendo el propósito que los creó en un principio.

Y las cosas son más sencillas de lo que aparentan. Para alcanzar metas complejas hay que comenzar por la gestión de lo simple y lo práctico. Esa es mi intención. Y mi metodología.

2.- Introducción. Los pilares básicos y globales.

Anticipación, flexibilidad, intuición y capacidad de adaptación son claves para el éxito en un mundo cambiante.

Las empresas; las organizaciones en general crean y destruyen valor cuando toman decisiones activas o pasivas en donde la estrategia de negocio tendrá un ejecución eficaz y eficiente siempre que no esté limitada por la total falta de información de la realidad y de los posibles escenarios.

En la actual coyuntura actual, turbulenta e impredecible, es más importante y básico que nunca conseguir un profundo conocimiento de los mercados en los que actúa la organización y de la operativa de todas y de cada uno de sus departamentos o áreas, alcanzando la agilidad necesaria para reaccionar rápidamente.

Es por tanto, la anticipación, la clave para tomar decisiones adecuadas en un entorno o mercado cambiante.

A nivel estratégico la identificación anticipada de tendencias de mercado y de las necesidades de adaptación de la cadena de suministro son críticas para definir modelos de negocio ganadores. Es decir, dotar a la organización de una capacidad de adaptación que le permita afrontar futuros cambios, como los que reclama la situación actual.

Para la puesta en marcha e implementación de un proceso de cambio, es imprescindible que las empresas u organizaciones cumplan unos requisitos generales, como la de contar con un estilo de dirección que fomente la comunicación y el diálogo y una cierta jerarquización de los diferentes niveles, ya que un cambio no puede ser impuesto desde arriba, sino que ha de ser comprendido y asumido por todas las personas involucradas a fin de minimizar la resistencia al cambio que obstaculiza e impide la puesta en marcha de un modelo de negocio.

Aquellas empresas que sepan medir acertadamente sus riesgos y planifiquen una adecuada respuesta a los mismos dentro de una nueva agenda estratégica, serán los referentes en los mercados.

El riesgo es un factor inherentemente positivo que está íntimamente vinculado con el crecimiento y la productividad.

Una organización que de impulso proactivo y analice y asuma los riesgos a los que se puede enfrentar estará mucho mejor posicionada para sacar el mayor provecho de las oportunidades que se presenten, y en definitiva de las decisiones que se adopten.

Otros factores muy importantes en mi opinión basada en la experiencia intrínseca de muchos años en el mundo empresarial, y con el fin de abordar las oportunidades que se presentan en estos momentos serán la de gestionar eficientemente la tesorería, la creación de una estructura de costes sostenible, un adecuado sistema de gestión de la información y un cambio en las estrategias comerciales..

Una adecuada gestión de la tesorería permite disponer de mecanismos de anticipación que establecen unas adecuadas previsiones a la empresa u organización en la identificación de oportunidades y la implementación de acciones que logren maximizar la generación de caja en las diferentes actuaciones en nuevos modelos de negocio.

Con respecto a la estructura de costes sostenible, es el momento de ajustarla por el máximo tiempo y no para salir del apuro a corto plazo, ya que los beneficios a medio y largo plazo pueden ser muy ostensibles y permitirá a la empresa competir con éxito en cualquier proyecto y con más rapidez y flexibilidad.

Información. La inequívoca decisión de implantar un sistema de gestión de la Información de todas las actividades de la empresa para un hecho fundamental: la toma de decisiones. Es increíble, que haya empresas, hoy en día en pleno siglo XXI, que no posean un mecanismo de información diaria, con motivación innovadora y orientada a la gestión y la toma de decisiones.

Estrategias comerciales. Los clientes se han reducido y hay que fidelizarlos en donde el producto ya no es la base de la estrategia de venta sino en los clientes mismos. Los comerciales deben especializarse en dar soluciones teniendo empatía a los clientes y a sus necesidades. Hoy en día, un cliente fidelizado no tiene precio. Mantener hoy en día a los clientes es mejor que captar nuevos, que por sí mismo no genera beneficios. Vender más en tiempos de crisis requiere.
-Aumentar la oferta personalizando productos,
-Abrir nuevos mercados,
-La multicanalidad, sobre todo por Internet,
-Innovación.

Una razón por la que muchos proyectos viables mueren en la mesa por la falta de planificación tanto operativa como estratégica. Es imprescindible que el emprendedor a la hora de elaborar un Plan de Empresa o negocio pueda conocer si su idea o Proyecto es coherente con el propósito de obtener la financiación necesaria para poder empezar un negocio.

Lo que se valora actualmente en cualquier proyecto por parte de una Entidad a la hora de solicitar financiación es:

- Viabilidad de proyecto.- Es decir, la capacidad de pago para cumplir en tiempo y forma las obligaciones financieras asumidas a partir de los ingresos procedentes del negocio, o bien, de rentas habituales, etc.- sin dependencia de avalistas u otras garantías.-

-Las capacidades de flujos netos de efectivo

- El retorno de la inversión debe ser realista con la financiación solicitada/concedida y acorde con la generación de ingresos.- Sin perder de vista la vida útil de la garantía.-

- Se deben de tener en cuenta criterios, tales como, mercados, productos, tipos de clientela a los que va dirigidos los productos.- Y la garantía aporta el añadido final a cualquier proyecto de financiación.-


Sólo una vez percibida en el inversor la posibilidad real de que se está fraguando un modelo de negocio de éxito es cuando entran de una manera factible a invertir. Si son las entidades financieras, eso sí, dando cuenta de las garantías adicionales, muchísimo más que de la viabilidad del proyecto.

3.- Segundas partes pueden ser buenas.

Para mucha gente, y por suerte, el hecho de no haber cosechado el éxito esperado en su primera aventura empresarial, no les impide volver a intentarlo.

Este punto va dirigido hacia aquellas personas que no aceptan el fracaso. En la cultura empresarial española las equivocaciones empresariales se penalizan y no están bien vistas, lo que aumenta el miedo y el riesgo por lo que los empresarios no se atreven a emprender de nuevo. En Estados Unidos se dice que hasta la cuarta empresa no se triunfa.

La clave para triunfar es sencilla: sacar el lado positivo de los fracasos anteriores, reconociendo y aprendiendo de los errores cometidos por primera vez, aceptándolo de una forma natural, sin desanimarse ni perder la autoestima, especialmente en tesorería y estrategia, y minimizando y valorando los riesgos.

La experiencia adquirida y los contactos realizados en la etapa anterior pueden ser una baza muy importante. Se mantiene la puerta abierta de los clientes, se agilizan los trámites administrativos y la búsqueda de fuentes de financiación.

Los empresarios que vuelven a empezar consiguen normalmente un crecimiento más rápido que los negocios recientes y sus empresas registran unos buenos índices de supervivencia cinco años después. No todo sale bien a la primera. Durante esta experiencia aprendes que se puede aplicar en otros negocios. El éxito está más cerca en la segunda oportunidad.

4.- Merece la pena emprender en nuevos modelos de negocio?

A pesar de la crisis, muchas de las más grandes compañías creadas en España han puesto sus cimientos en años de difícil coyuntura económica.

Y a menudo, los razonamientos más sencillos son los que más éxito tienen, ya que en estos tiempos el querer crear modelos de negocio que no entren en las necesidades básicas de la población puede ser un error muy grave.

Soy de la opinión de que las personas o empresas que más rédito han sacado en el mundo empresarial es porque han escogido modelos de negocio dentro de sectores más o menos tradicionales encontrando una ventaja competitiva; eso sí, con dos factores imprescindibles: con la innovación y la anticipación como bandera de su estrategia y planificación.

Todo modelo de negocio debe iniciarse a través de un elaborado y planificado Plan de Empresa o Negocio; sea cual sea la estrategia
*nueva oportunidad de negocio,
*plan de diversificación,
*proyecto de internacionalización,
*la adquisición de una empresa o una unidad de negocio externa,
*el lanzamiento de un nuevo producto o servicio…
*Es un documento imprescindible para saber si la idea es coherente y para obtener la financiación necesaria para que junto a la aportación de recursos propios se pueda comenzar un negocio.

El papel principal del Plan de Negocio es trasladar a un documento, la identificación, descripción, y análisis de una oportunidad de negocio, con el objetivo de examinar técnica, económica y financieramente los procedimientos y estrategias necesarias para convertir la citada oportunidad en un proyecto empresarial concreto.

El Plan de Empresa o Negocio es un documento dinámico, no lo olvidemos. Los modelos de negocio cambian y se adaptan y las circunstancias del mercado o de la industria nunca permanecen invariables.

En tiempos de crisis, todavía más. Las revisiones mensuales, o incluso semanales de todos los indicadores de negocio son imprescindibles para poder reaccionar rápidamente a cada uno de los cambios del mercado.

5.- Tendencias de modelos de negocio para inversores o diversificación. Búsqueda de nuevos negocios para diversificar la cuenta de resultados.

El modelo de negocio es la lógica de la empresa, la forma en que ésta opera, crea valor y se apropia de parte del mismo. El objetivo de la Estrategia es la selección del modelo de negocio, y según es éste, así serán las tácticas para competir, incorporando decisiones sobre la propuesta de valor para cada segmento de cliente, la forma en que nos relacionaremos con los clientes, la estructura de la cadena de valor, los recursos y capacidades, incluida la tecnología y la fórmula de beneficios.

Las estrategias de diversificación resultan esenciales a la hora de impulsar la actividad industrial y de servicios hacia sectores y mercados emergentes, y por tanto de orientar el modelo de negocio hacia actividades de mayor valor añadido e intensidad tecnológica, tanto en sectores consolidados fomentando la innovación para explorar nuevos nichos de mercado a partir de lo ya existente, como en el fomento del emprendedurismo innovador en actividades y mercados emergentes.

Es mucho más importante el modelo de negocio que el sector donde se va a desarrollar la actividad.

Las áreas estratégicas donde se va a pilotar la recuperación, y el cambio de modelo productivo son
*las tecnologías alimentarias incluyendo biotecnología (bienes de primera necesidad); calidad y seguridad alimentaria; alimentación dirigida a la salud.
*biomedicina y ciencias de la salud, incluyendo biotecnología;
*el sector aeroespacial;
*Tecnologías de la producción y diseño;
*Nanociencia y Nanotecnología,
*las nuevas tecnologías,
*la industria orientada a la protección ambiental, desarrollo sostenible, el cambio climático y las energías renovables;
*logística y cadenas de suministro; infraestructuras para logística.
*procesos de producción, nuevos materiales y soluciones constructivas.

En materia de biotecnología o la aplicación de la tecnología a las ciencias de la vida, el futuro se escribe en cuatro ámbitos: la biotecnología aplicada a la salud, el mundo marino, la agricultura y la industria.

Con respecto a la primera, la biotecnología aplicada a la salud, supone más de la mitad de la actividad que el sector biotecnológico desarrolla en España, y la salud humana representa casi las tres cuartas partes de las investigaciones biotecnológicas que se realizan en este país. Aun así, se puede afirmar que el futuro de la biotecnología en la salud apenas ha comenzado, de la mano de los bio medicamentos, pruebas diagnósticas y tecnologías novedosas en desarrollo que encierran un gran potencial para mejorar la vida de los pacientes y sobre todo, prevenir enfermedades.

La inversión en este sector, aún siendo plazos de recuperación más largos, son las preferidas y más viables, ya que al tratarse del sector de la salud se asocian con solidez y rentabilidad.

También son muy importantes las inversiones en la biotecnología aplicada a la agroalimentación y la industria ya que los plazos de retornos son más cortos.

La biotecnología aplicada al sector marino es la gran desconocida, aunque existen prometedores proyectos en el campo de la acuicultura, una técnica que ya supone el 40% del consumo pesquero de todo el mundo.

- La educación (nuevas herramientas y métodos de aprendizaje) y el ocio y el tiempo libre.
- Automatización y robótica.
- El sector de la Consultoría, Externalización, y en particular la de ser una empresa de gestión del conocimiento. Ser el referente en la conexión entre el mundo emprendedor e innovador donde se evalúan las ideas y la puesta en marcha de proyectos viables y de futuro. Hay un hueco que cubrir en inversión en las etapas iniciales de las compañías; y lo más importante, la inmediatez a las ideas más innovadoras y su apuesta y resultado en ellas.
- El reto de llegar a una química verde, que exigirá rediseñar nuevos procesos químicos trabajando en condiciones menos extremas.
- De la misma forma, y dentro del sector químico cuestiones que afectan al desarrollo del bienestar social y del mantenimiento del medio en donde vivimos, como el problema central de la energía y los derivados de la misma, como conservación del entorno, calentamiento global, contaminación falta y calidad del agua, y de alimentos.
- Sin salir del sector químico, cuestiones relevantes como el desarrollo de nuevos catalizadores que optimicen los procesos de producción, tales como la eliminación de subproductos y disolventes contaminantes.

- Lo relacionado con la logística (sobretodo alimentaria y mercancías para la exportación) por el futuro puerto seco en San Isidro del Ave y el corredor del Mediterráneo.

- Por supuesto todo lo relacionado con el ahorro energético mancomunado en sistemas combinados de Biomasa y Térmica (Distric Heating-Distric Cooling) Micro cogeneración y Geotermia...en esta zona la micro-eólica y la fotovoltaica no ha funcionado por la orografía.
- La Biomasa como complemento a las renovables más utilizadas y que es mucho más barata y más eficiente. El desarrollo de la biomasa forestal que aproveche las ventajas económicas y ambientales asociadas a su producción y explotación y el ser la más beneficiosa para el medioambiente.
- El sector terciario...importantísimo pero con matices, me explico, somos la Florida de Europa y faltan servicios de calidad para 3ª edad (máxime viendo las perspectivas de la pirámide poblacional), eso es, residencias de lujo (clientes en países del Este y Escandinavos), servicios de gestión administrativa, actividades y ocio precisamente para toda esta gente. La mayor comunidad noruega fuera del propio país reside aquí entre Alfas del Pí y Torrevieja.

-Las situaciones de crisis como la actual son momentos idóneos para posicionarse en nichos de negocio futuros que explotarán las oportunidades que brindan poblaciones con edad avanzada como la nuestra. Tales como ayudas en el hogar, acompañamiento, sistemas avanzados de tele asistencia, centros de día para la promoción de la salud, medicina preventiva, tecnologías que aumenten la autonomía de los mayores, y tecnológica como la domótica y robótica aplicada a la mejora de las actividades de la vida diaria.
El reto del envejecimiento debe contemplarse como una oportunidad de negocio dedicado a una franja de población cada vez más numerosa y con una demanda cada vez más exigente.
- Eficiencia Energética (que creo es el futuro).

6.- Los modelos de negocio y la internacionalización.

La presencia en el extranjero impulsa la competitividad a la vez que diversifica el riesgo y potencia a la empresa en un momento en que el mercado nacional está prácticamente cerrado.

La internacionalización:
 mejora los costes de producción,
 la diversificación del modelo de negocio,
 la menor dependencia de los altibajos de la demanda interna,
 la creación de nuevas oportunidades y l
 a ampliación de expectativas.

Pero para ello, la evolución de la empresa es crecer y consolidarse localmente con el fin de tener capacidad y experiencia suficiente para enfrentarse a la expansión exterior. Las empresas consolidadas tienen más posibilidades de éxito en la conquista de los mercados que las recién llegadas.

Es imprescindible antes de enfrentarse al reto de la internacionalización la elaboración de un Plan de Negocio que identifique las fortalezas, oportunidades, amenazas y debilidades, además de realizar un estudio previo del nuevo mercado. Es conocer qué tenemos y qué podemos ofrecer en el mercado donde vayamos a operar.

Las oportunidades de inversión se centran en los países llamados “emergentes”. Son países que están logrando un rápido crecimiento económico, cuyos gobiernos han iniciado el proceso de adopción de un sistema de libre mercado, y que sobre todo, han incrementado su participación en los flujos de comercio e inversión internacional. Además son futuros centros de consumo que están empezando a despertar.

Los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y VISTA (Vietnam, Indonesia, Sudáfrica, Turquía, y Argentina), y sin olvidar a México.

El éxito de esta vía de internacionalización o vía de entrada ya no la marca la estrategia corporativa de las propias organizaciones o empresas, ni tan siquiera criterios generales basados en experiencias propias en los mercados locales.

Los casos de éxito y fracaso ofrecen la información y el conocimiento necesario para comprender la necesidad de diseñar modelos de entrada y negocios específicos para cada nuevo mercado, y que la adaptación de productos de consumo, industriales o servicios requieren de un diseño específico al entorno local.

Se cree que el 80% del aumento de los beneficios de las compañías en los próximos 5 a 10 años provendrán de los mercados emergentes y no de los occidentales.

Hay muchas oportunidades ahí afuera, como bien dice un buen amigo mío.

lunes, 19 de septiembre de 2011

El 19.9.11 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
Nadie va a atreverse en ponerle el cascabel al gato, aunque conozcamos cómo hacerlo y seamos conscientes de ello. Entre otras razones, debido a la absoluta falta de carisma, valentía y preparación de la mayoría de nuestros representantes y políticos en general, a la pléyade de intereses creados, y la ausencia de lo que yo denonimo cultura social o falta de visión de interés público y de bienestar.

Ayer escuché otra majadería. Se eliminan Diputaciones y se proponen Consejos de Alcaldes. La visión de una reunión de diversos Alcaldes de distintos partidos intentando dilucidar soluciones y propuestas de ayudas económicas e infraestructuras a pueblos que lo requerían de a su vez, de diferentes realidades políticas, me producía estupor, a la vez que un torrente de candidez supina. Se imaginan una de esas reuniones así planteadas? Y entonces, para qué eliminar las Diputaciones?

Nuestro problema es mucho peor. Pero nadie se va a atrever a corregirlo. La realidad del cascabel y del gato.

Ya decía el insigne profesor Cruz Villalón hace mucho tiempo, utilizando la famosa tesis de que si un curioso jurista extranjero quisiera conocer nuestro sistema político-español, no lograría jamás descubrir en nuestra Constitución la forma de Estado en cuanto a la distribución, territorial y funcional del poder político. Es verdad. Nuestra Constitución permite sin sufrir modificación formal alguna (y a la vista está desde 1978), lo mismo que un Estado unitario y centralizado, que uno federal u otro de fórmulas confederales. Y, lamentablemente, debo dar la razón a Cruz Villalón y afirmar que España carece de Constitución en una aspecto tan básico como la estructura del estado.

Y ese ha sido, es y será nuestro mayor problema. Diecisiete comunidades feroces y ávidas de legislación estructural, burocratizada, social, presupuestaria y política con el componente de sentido nacionalista propio e impropio y todo lo que conlleva de gasto superfluo en casi todas las partidas; a lo que hay que añadir: Diputaciones, Ayuntamientos, Mancomunidades...y nuestro Gobierno central, y el europeo y sin olvidar a Obama, Merkel, y al FMI

La idea de que el Estado autonómico constituía un modelo indefinidamente abierto en nuestra Carta Magna, en donde los partidos nacionalistas (y los no nacionalistas de una manera impúdica) han defendido que el sistema constitucional no tenía un punto final de desarrollo y que su evolución infinita era constante acrementando el poder de las diversas Comunidades Autónomas, ha ido, paso a paso, y golpe a golpe imponiéndose en nuestra sociedad. Y de esos barros, vienen estos lodos.

Y eso lo saben los europeos. Y lo saben los alemanes. Y los franceses. Y Obama, también. Lo que podía costar seis, cuesta diecisiete. Y ahí está la descomunal deuda autonómica, que va a suponer un lastre de consecuencias nefastas e incalculables para esta nación. Hay que disminuirla a toque de corneta, pero cómo? No hay mayor realidad. Las agencias de ráting ya han bajado las calificaciones de solvencia a cinco autonomías, lo que supone un aviso muy serio a lo que puede suceder a la calificación de España y una posible bajada. Y preparénse...las multinacionales farmaceúticas dentro de muy poco tiempo, al igual que está pasando en Grecia, nos van a obligar a pagar al contado los medicamentos directamente. Y no me referiero solamente a las aspirinas.

El proceso de reformas estatutarias que han ido realizándose en las autonomías ha significado, digan lo que digan, el dotar a los Estatutos de una auténtica función de Constituciones autonómicas, recorriendo todos los aspectos típicos de una Constitución. Y en estas estamos.

La solución no es fácil. Tanto económica con ese nivel de deuda autonómica, como estructural. Sólo políticos y políticas valientes, sensatas y realistas podrían dar una vuelta de rumbo a este conglomerado de intereses, miedos y fábulas lecheras.

El principio de la buena, y más eficiente Administración pasa por dar mayores competencias a los ayuntamientos eliminando estructuras competenciales a las Comunidades y a su vez recortando gasto superfluo. Entre otras razones por su inmediatez al ciudadano y su mejor gestión en todos los ámbitos. Nunca una segunda descentralización. Sino una mejor y más encauzada.

Habrá alguien que quiera ponerle el cascabel al gato?

martes, 23 de agosto de 2011

El 23.8.11 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
Una de las controversias que más sucitó debate a raíz de una entrevista que me realizó el diario Información el pasado 17 de julio, fue mi opinión sobre la paradoja de esta crisis en la recuperación de valores perdidos. Y no me cabe duda alguna que es así. Al menos, en la voluntad irrefutable de que es el camino, ya que más que una crisis financiera, ésta ha sido una crisis de valores y de principios básicos, que no son sino los pilares por los que debe transcurrir tanto nuestro comportamiento personal, profesional, político y empresarial.

Decía Ortega que las verdaderas revoluciones no van contra los abusos, sino contra los usos. Y es así, queramos o no, o pretendamos en el fondo esperar que papá estado nos resuelva todos los problemas, y mucho más teniendo en cuenta los impulsos esquizofrénicos que subyacen en nuestros políticos a no querer perder la paltrona del poder y los intereses propios y de partido antes que la lógica y la razón.

Son nuestros comportamientos también los que han hecho que esta crisis desemboque en este paradigma de confusión e incertudumbre, donde se apelan en repetidísimas ocasiones, a argumentos falaces con tal de justificar el todo vale. Reclamamos derechos y tenemos el oportunismo de juzgar comportamientos impúreos, pero se nos olvida que existen obligaciones que debemos cumplir; que tenemos la obligación de cumplir, diría yo.

Es por ello, y como decía anteriormente, la contrastada voluntad de querer recuperar esos valores y principios perdidos. Es una vuelta a una recuperación de una realidad necesaria.

Hay que reaccionar todavía mas. La nefasta gestión de nuestro gobierno ninguneando una crisis y sus medidas a contrapelo adoptándolas con miras electorales y no por nuestro interés, no tienen que hacernos olvidar que no es más que el vétice de una situación que tiene una base o fundamento en esa pérdida de valores y principios que deben regir una sociedad avanzada.

Y lo que más nos puede preocupar es que los emprendedores, los nuevos empresarios, que no son sino la nueva hornada de conocimiento y gestión, transgredan este fundamento y no aprendan para el devenir que de estos barros vienen estos lodos. Es lo más preocupante. Igual se puede trasladar a políticos.

La responsabilidad, la honestidad, la transparencia, el cumplimiento de los contratos verbales y escritos, el respeto, el sacrificio, la valoración del trabajo de los demás, el esfuerzo, la tolerancia a las ideas, la justicia, la libertad, la igualdad, la verdad, la sostenibilidad...son valores que deben impregar todos nuestros actos, tanto personales como profesionales.

Que no todo vale. Que los intereses de todo tipo no pueden prevalecer ante un buen comportamiento y una buena gestión. Que debemos mirar simpre a largo plazo como la forma de rentabilizar unos actos o procedimientos en vez de generar espúreos beneficios a corto plazo.

Es el tiempo de generar cambios. Cambios fuertes y sostenibles que no pasan tan sólo por nuestro modelo productivo. Innovación, investigación y desarrollo, calidad, formación, internacionalización..., son tan sólo conceptos vacíos de contenido si no hay detrás un pilar de valores y principios sostenibles.

Me duele ver ciertos comportamientos, y todavía más, cuando se quieren justificar con argumentos banales e indecentes. Hay gente buena por el mundo. Y empresas y personas que no se merecen el todo vale. Para nada.

La cultura organizacional no sólo se cimienta sobre el fomento de la innovación, el espíritu de la creatividad, la comunicación, la cohesión y la identidad. También se fundamenta en la transmisión de valores. Así se generará esa confianza de que todo el mundo habla . Y no esta pesada y lúgubre incertudumbre que ha impregnado a todos los niveles de nuestra sociedad, originada en esa pérdida de valores y principios.

Incluso la amistad.

martes, 12 de julio de 2011

El 12.7.11 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
No hay que darle más vueltas a una especie de peonza que siempre gira en el mismo sentido aburrido e incapaz.

Si no somos capaces de crear las condiciones de que fluyan los créditos a las pequeñas y medianas empresas, que son el núcleo central de toda actividad económica, ni dicha actividad ni el el empleo se ractivarán a corto plazo. Si no fluyen los créditos a las empresas, jamás habrá creación de empleo duradera y sostenible, y por tanto no será factible y real un relanzamiento de nuestra economía. Las cosas, cuanto más claras como dice un compañero de profesión, mejor. Y si, ni siquiera somos capaces de quitarnos ese miedo eterno que nos cubre las sombras del empuje, tampoco habrá nada más que vacío.

Hoy se ha celebrado en la Cámara de Comercio de Alicante una Jornada ICO sobre información de los Instrumentos Financieros de Apoyo Empresarial, en la que han intervenido prestigiosos ponentes sobre la materia, y centrada en la labor que está realizando el ICO en estos momentos.

Muy interesante, sin duda. Pero más de lo mismo. El ICO y sus dos entidades colaboradoras como son el BBVA y el Banco Santander han reiterado el mismo mensaje, las mismas estadísticas, la misma información que ya sabíamos y sus posibilidades. Sólo la intervención del Presidente de la Comisión Jurídico Financiera de la Cámara, Cristóbal Navarro, ha posibilitado un debate, con el eje central del problema y abordando la realidad lógica y adyacente de la situación actual de coyuntura económica y crediticia, que no es, sino la problemática del acceso a la financiación de las empresas, especialemnte las pymes.

En la realidad que convivo diariamente con los problemas de las empresas y los empresarios de todo tipo y sector, me ha llamado la atención las intervenciones de los respresentantes del BBVA y del Santander. Muy curiosas, aparte de que han dicho lo mismo pero vendiendo algo que en ningún caso existe en este limbo patriótico de la inexistente confianza en nuestras posibilidades de impulso empresarial, que ellos mismos, y paradójicamente fomentan.

Estas entidades deberían darse cuenta de que nuchos proyectos viables tanto de emprendedores como de empresas existentes que apuestan inequívocamente por la innovación, mueren en la mesa del Director de sucursal de turno por diversos motivos: desde la falta de interés en tramitarlos a su departamento de análisis porque se han convertido en verdaderos auxiliares; desde la falta de interés propio del mismo Director en leerse y analizar el proyecto; desde el desconocimiento puro de la realidad; en la falta de garantías personales y reales cuando esas mismas garantías sí valían a otras operaciones crediticias; desde la falta de pulcritud en argumentar que un proyecto emprendedor lo que necesita es recorrido, etc, etc

Son las mismas entidades financieras las que frenan la economía. O es el miedo. O es la falta de interés. Es la pura realidad. Los proyectos viables duermen el sueño de los justos varios meses, y eso es imperdonable.

Sólo podremos hablar seriamente de plena recuperación cuando la economía cree empleo neto al ritmo suficiente para empezar a enjugar los cinco millones de parados. El endurecimiento y la falta de los créditos sigue muy presente a pesar de las estadísticas del ICO. Si la savia crediticia no llega a la economía, la inversión se para y se genera una elevada tasa de mortalidad empresarial...y así es inviable crear empleo.

No son excusa los dos años perdidos en el proceso de reestructuración de las cajas y del sistema financiero. El Banco de España debería haber agilizado mucho antes el proceso de reestructuración financiera.

No nos perdamos en vanas estadísticas y espúreas intenciones. La clave de la recuperación económica está en la vuelta de la fluidez del crédito. Y en la apuesta inequívoca en el cambio de modelo económico. Y en la generación de confianza ante los mercados que pasan por no oir las sandeces habituales de nuestro equipo de gobierno, como son que tienen la clave para recuperar el empleo si ganan las elecciones. No hay mayor burla a la inteligencia. Si ya las tienen, no sé a qué esperan.

domingo, 29 de mayo de 2011

El 29.5.11 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
La Planificación Estratégica se ha vuelto, si cabe, más importante e imprescindible en tiempos de crisis, ya que es la única manera de definir un camino claro cuando se redefinen los mercados, los competidores y los sectores productivos en general.

La Estrategia quiere conseguir el objetivo de alcanzar para la empresa una posición competitiva diferente, con clientes fieles y difícilmente imitables.
La ejecución eficaz y eficiente de la Estrategia de negocio está en muchas ocasiones limitada por la falta de conocimiento fiable de la realidad, de los posibles escenarios y de los efectos sobre los resultados y los flujos de caja de las compañías.

Como jamás ha ocurrido, el entorno económico es impredecible e incierto y por tanto es más importante que nunca conseguir un conocimiento de los mercados en los que actúa o pretende actuar la empresa y de la operativa de todas y cada una de las áreas para reaccionar rápidamente.
El valor se crea, tomando mejores decisiones y alineando el negocio a la Estrategia definida.

Planificar Estratégicamente. Si queremos ser mejor que el resto no podemos hacer lo mismo; tenemos que procurar aportar algo diferente; algo diferencial; algo innovador.
El objetivo no es, sino anticiparse, de manera que las necesidades futuras puedan ser satisfechas en su debido momento y en el lugar que se produzcan, teniendo en cuenta y revisando a corto plazo las variables de ese escenario.

Tristemente, tener que improvisar por no saber anticiparse es la causa de muchas muertes de empresas.
Debe existir siempre un proceso continuado de diagnóstico de la situación, un pronóstico de lo que se espera en el futuro y una elección de alternativas ya que ninguna empresa que quiera tener éxito puede tener su base en la improvisación.

La lentitud en la toma de decisiones o en la falta de control sobre una cadena de suministro cada vez más compleja a causa de la evolución constante de la tecnología, el comportamiento de los clientes y la globalización , son síntomas claros de empresas u organizaciones que no han sabido adaptarse a su creciente complejidad.

En nuestra opinión, es el momento de la estrategia; de reinventar el modelo de negocio y direccionarlo hacia las tendencias de la demanda: innovación y diseño, especialización, valores diferenciales, personalización de productos, nuevos canales de comercialización.
Una estrategia cuyo objetivo es la elección de un modelo de negocio que incorpore decisiones sobre la propuesta de valor para cada segmento de cliente, la estructura de la cadena de valor, la tecnología, los recursos, la forma en que nos relacionemos con los clientes, y la mejora de resultados.

Toda ventaja competitiva deberá iniciarse en la elección del Modelo de Negocio.

Es la hora de tomar posiciones dentro de este escenario, y sólo los nuevos proyectos y las empresas más competitivas, con niveles de producción óptimos, con una visión estratégica clara, global y con vocación de medio y largo plazo, nunca cortoplacista, sumado a un modelo de negocio adaptado a los nuevos requerimientos y orientado al mercado y a la realidad, sobrevivirán.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El 18.5.11 por Roberto MARTÍNEZ en    Sin comentarios
No me sorprenden las actuales movilizaciones que se están produciendo en España. Dicho sea de paso, creo que son hasta un punto necesarias y con ese toque de esperanza que reclamamos siempre en la función de ordenar nuestros hábitos. Pero son tardías y fuera de plazo y con un fondo equivocado. Y hay muchas cosas que no comparto, en las formas sobretodo.

Hemos forjado un marco de convivencia dentro de unas estructuras democráticas que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas. Hablo desde la profundidad de los que hemos sufrido, pero a la vez, maravillado de compartir una época llamada transición a la democracia de forma pacífica, y dotándonos de una Constitución que encardina una forma de vivir cuasiperfecta, pero la mejor de las opciones. Y sé, que el lector que haya vivido ese período, y que esté leyendo este artículo lo comprenderá perfectamente. En esa grandiosa época se lograron hasta pactos y acuerdos entre opciones ideológicas a millones de años luz, porque era necesario edificar un marco de convivencia del que estoy muy orgulloso de pertenecer.

Soy muy consciente de lo que digo. Y, de igual manera, realista con que la democracia no es el marco perfecto; pero sí el menos malo. Por tanto, es el mejor, y el que reclaman mortalmente, simpatizándonos con su causa, nuestros vecinos del sur.

Las movilizaciones actuales que estamos sintiendo tienen un referente común: incertidumbre y hartazgo que obligan de una forma más o menos cruel a querer desembocar en un cambio de escenario; que como he mencionado antes es hasta necesario. Pero creo, que no es el camino idóneo, salvo que el único fin sea concienciar a la ciudadanía y a los políticos que nos gobiernan y nos van a administrar nuestros intereses, de que hay otra vía.

En primer lugar, por las fechas. Huele a tufillo manipulador. Y toda la buena fe y voluntad de los autores de estas concentraciones genera dudas. La pregunta es muy simple: esta situación no es nueva ya que lleva muchísimo tiempo madurándose y empeorándose, ¿por qué entonces no se inició antes? ¿ por qué esta plataforma de Democracia real no se constituyó como partido y se presentó a las elecciones como mejor forma de poder cambiar e innovar las cosas desde dentro? ¿Por qué ahora? ¿Por qué no antes o después?

En segundo lugar, esta plataforma reclama democracia...real. No estoy de acuerdo para nada. La hay; hay democracia. Lo que existen son políticos indignos, pero son muy pocos, aunque muy notorios. Lo que existe también son políticas erróneas que nos están llevando a la ruina económica y sobre todo, social.

Como he mencionado antes, hay mucha democracia y de gran calibre, aunque no perfecta; pero ninguna de las democracias más antiguas del mundo civilizado lo son. Es la mejor opción, eso sí. La democracia se gana participando en ella, no desafiándola o ninguneándola.

Reitero. Comprendo este hartazgo, pero no comparto la forma.

En tercer lugar, este movimiento, tiene una ocasión inmejorable de cambiar las cosas. Votando. Y votando en los lugares correspondientes y a la opción más eficiente y válida que cambie las cosas. Es una oportunidad de lujo para decirle a nuestros gobernantes que estamos hartos de tanta incompetencia. Pero votando. Si no se acude a las urnas, no será válida nuestra queja.

(Por cierto, donde estaban los sindicatos, y donde están ahora?)

No nos dejemos llevar por simpatías revolucionaras. Cambiemos las cosas desde la gestión de lo simple y lo práctico. Si votando, no lográramos desalojar a nuestros gobernantes o inducirles a adelantar elecciones, entonces, sí tendríamos motivos más que suficientes para salir a la calle de una forma colérica. Pero tenemos la manija en nuestras manos. Nuestro voto, decide. Y decide de una forma que sirve para poder echar a aquellos representantes que no han sabido ni han dado la talla.

Pero podemos cambiar las cosas, desde dentro. Democracia Real Ya, podría organizarse y presentar su candidatura a las próximas elecciones generales con un programa de gobierno claro y acorde a sus exigencias. Por qué no?

Alguién me podría decir que sistema hay mejor que una democracia?
Alguien me puede explicar de forma nítida la razón por la cual no existe una democracia real?
Políticas erróneas económicas; políticas sociales desfasadas; corrupción de algunos políticos; gestión ineficiente, insípida e incolora de nuestros gobernantes; políticas de generación de riqueza y empleo sostenible inexistentes...son razones suficientes para decir que no existe democracia o la que hay es utópica? O son formas de representarnos y administrarnos totalmente equivocadas?

Y si es así, cual es la mejor forma de cambiar las cosas? Votando. Acudiendo en masa a las urnas y contribuir con nuestro derecho de sufragio a cambiar radicalmente las cosas. Eso es democracia real.

sábado, 30 de abril de 2011

El 30.4.11 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
El sector de la consultoría apuesta decididamente por la innovación empresarial, en un momento donde es necesario su fuerte impulso así como el dinamismo de la actividad empresarial.
El sector de la consultoría es consciente de que en las sociedades avanzadas la competitividad de todos los agentes económicos tiene como punto de partida su capacidad de innovación y que es necesario, por tanto, que las empresas den un giro hacia esa cultura de la innovación. Para ello, y teniendo muy en cuenta el entorno marcado por la globalización y la conectividad entre dispositivos y personas, la consultoría lanza el mensaje inequívoco de que somos parte activa en ayudar a las empresas a acelerar su proceso de transformación para ser competitivas.

De igual forma, los consultores somos consecuentes de que intentamos aportar a las empresas valor añadido en un escenario de marcado carácter pesimista y advertimos a las empresas que la inversión en, innovación I+D, nuevas tecnologías, calidad y formación va a determinar gran parte de su éxito.

El sector de la consultoría es pieza fundamental en ese objetivo de cambio de modelo y de gestión. Somos agentes básicos, por nuestra cercanía a los problemas de las empresas y organizaciones, nuestro análisis diario, y sobre todo por nuestra experiencia, en ese impulso hacia un cambio en la forma de hacer las cosas. Uno de los objetivos de la consultoría está en adelantarse e inventar servicios que los clientes aún no se imaginan y hacer ver al cliente que podemos ayudarle a planificar y gestionar ese cambio, entendiendo su problema y que sabemos cómo solucionarlo, y además, que al final el beneficio que va a sacar es muy superior al coste del servicio de consultoría.

Nos reinventamos cada día.

martes, 19 de abril de 2011

El 19.4.11 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
Es en el ámbito educativo, donde se debería ya de empezar a fomentar un nuevo espíritu emprendedor en un nuevo modelo de crecimiento económico. Desde la escuela hasta la universidad, el sistema educativo español presenta una cadena de errores que lastra la competitividad. El espíritu emprendedor debería formar parte de las cualificaciones básicas del sistema educativo.

Todas las propuestas que se realizan desde el ámbito europeo en torno a la educación y la formación recogen la importancia de incluir dentro del grupo de competencias básicas (leer, escribir y aritmética elemental), cinco nuevas calificaciones, a saber: tecnologías de la información, idiomas extranjeros, cultura tecnológica, espíritu emprendedor y habilidades para la socialización. (Fomento del Espíritu Emprendedor en la Escuela)

La distancia entre el producto que sale de las facultades y las necesidades de los empresarios no termina de cerrarse con el paso de los años. Los empresarios llevan mucho tiempo preocupados por la casi nula flexibilidad de nuestro sistema educativo, más cuando las necesidades de un nuevo patrón de crecimiento basado en la innovación no pueden ser satisfechas por el producto que sale de las facultades.

La empresa y la universidad deberían trabajar con mayor coordinación, comunicándose necesidades, aportando recursos financieros y nutriéndose del personal debidamente formado para integrar sus equipos.

Y eliminar progresivamente la preferencia de los jóvenes universitarios por ser empleado en el sector público o en una gran empresa antes que desarrollar su propio proyecto empresarial; tendencia ésta, a la vista de los últimos acontecimientos económicos se está viendo cuestionado.
El 19.4.11 por Roberto MARTÍNEZ   Sin comentarios
No cabe duda de que estamos conviviendo en una época de total incertidumbre y de coyuntura económica y social muy delicada; pero en donde de una manera un tanto esperanzadora brota en todas las organizaciones la necesidad de fomentar una cultura basada en los principios del espíritu emprendedor.

Se apoyan nuevas ideas, y consecuentemente se experimenta con procesos creativos que desembocan en muchísimas ocasiones logros en nuevos servicios, productos o procesos tecnológicos. Aprendemos a convivir con una situación de crisis como la actual; en una época de cambio constante, y el desafío siempre debe ser combatirlo con creatividad e innovación.

Se origina un rebrote del espíritu emprendedor, ya que esta iniciativa emprendedora transforma retos en oportunidades, descubriendo vías para afrontar unos imprescindibles cambios estructurales en las empresas y en la sociedad en sí, con ilusión, motivación, impulso y la imperiosa necesidad de prender los recursos necesarios para materializar su idea.

Por espíritu de empresa se entiende la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Está relacionado con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos” (Propuesta de recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente.)

El espíritu emprendedor es uno de los motores principales de la innovación, la competitividad y el crecimiento social y económico de un país. Hay una correlación inequívoca entre el espíritu emprendedor y los resultados económicos en términos de crecimiento, consolidación de empresas, innovación, generación de empleo, nuevas tecnologías, aumento de la productividad y la internacionalización de las empresas.
Desarrollar el espíritu emprendedor requiere de personas que gocen de una cierta libertad para entender y asumir las nuevas oportunidades que el contexto les ofrece o puede llegar a ofrecer.

Los líderes de empresas emprendedoras muestran compromiso y entusiasmo para generar proyectos que ilusionen, siendo muy críticos con todo con tal de realizar los actos necesarios para dar lugar a resultados a medio y largo plazo, dando especial importancia a la preparación de sus sucesores y al trabajo en equipo (Amat y Gallo).

La empresa emprendedora necesita contar con una cultura basada en unos valores como la confianza, el compromiso y la lealtad, que den sustento a la estrategia definida en una estructura organizativa en el que se de impulso a la flexibilidad básica para responder al reto de emprender.

Existen, en algunas ocasiones, una mala concepción de lo que en realidad significa ser emprendedor. Un emprendedor no siempre se refiere a la innovación en nuevos productos, nuevas ideas o técnicas o nuevos inventos; sino que también es el que aporta innovaciones tecnológicas, mejoras en los procesos o en la productividad y en reducciones de costos. El 70 % de los nuevos proyectos empresariales, suministran productos o servicios ya existentes en los mercados en los que hay una competencia considerable y se dispone de la tecnología desde hace algún tiempo.

Emprendamos. Es el momento.