lunes, 6 de noviembre de 2017

Un examen mesurado y prudente cimentado en la sensatez. Una visión aprendida y antológica del porvenir y del paso corto de la realidad del presente. Es la emoción y actitud cambiante que reduce la pesadez del vago contorno de las tareas habituales. La capacidad de construir el mundo en tres páginas de innovación como fuente de secreto compartido. Es hacer, fundar, desde la mirada que volatiza las palabras huecas, una columna de anticipación de triunfos intemporales e inexorables.


Así es la estrategia y la calidez de la mirada que la acompaña. Así es esa estrategia que le encantaría pensar que la necesitas porque te defiende, te define y te impulsa. Es la que proporciona la estabilidad y el equilibrio imprescindible mediante gestos de juicioso conocimiento para así impedir que te ahogues  en la intrascendencia.

Existe lo que hacemos, pero también lo que no hacemos o lo que dejamos de hacer o las oportunidades malogradas.  La mirada estratégica mesurada y prudente desde el compás rítmico de la sensatez que te rescata del tedio, te permite anestesiar esos recuerdos irrelevantes, te transforma anhelantes fantasías en sueños posibles que pinta en colores alegres esa realidad que combina en tono gris.

Una buena reflexión estratégica crea el ambiente ideal para encontrar el lugar perfecto donde toda esperanza arraigue; donde su mirada nos enseñe magistralmente a comprender, a entender el corte de un traje del entorno que nos facilite extraer de la manga una carta ganadora.

La mirada estratégica nos muestra el camino. Unos más enrevesados. Otros más sencillos. Esa libertad de opción de poder vislumbrar su pulcra longitud, de seleccionar el calzado adecuado para afrontar su recorrido. .Incluso de reventar la imagen negativa del sacrificio como arte del éxito. No es suerte, ni siquiera azar. La mirada estratégica marca con sello profundo nuestro devenir; nuestro andar por el presente; lo que queremos ser.

Se equivocan aquellos lentos de reacción  que se escudan en que los ojos de la mirada estratégica no son más que una cualidad con la que solo algunos privilegiados nacen.

La mirada estratégica. Existe lo que hacemos y lo que no hacemos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario